Semifinal 2010

Casi me como la puerta del baño al salir -¿Qué ha pasado?- Había aprovechado para ir al baño hacía solo un momento. España-Alemania. Fin del primer tiempo y cero goles en el marcador, cuando oí los gritos de Fede en el salón.

Ricardo estaba delante de la tele, tirado en el suelo. Fede con la cara desencajada, intentaba reanimar a nuestro amigo sin éxito -¿Qué ha pasado?

-¡Joder! No lo sé, se estaba metiendo las palomitas a puñados, el cabrón- Decía esto, tratando de incorporar a Ricardo,1,94 y 110 kilos de buen tío- Tenemos que hacer que la eche.

De repente vi cuatro brazos delante de mi cara azarados en darle la vuelta. Fede le cogió por detrás y le rodeó con los suyos como pudo, apretando con fuerza a la altura del esternón. Ricardo era un saco semiinconsciente que iba cambiando de color.

-Dame ese boli_ Mi mano se alargó y obedecí a la vez que contestaba: -¿Qué?. No entendía nada. ¿Para qué quería un boli?

-Busca en el móvil traqueotomía- Repetí el mismo patrón:-¿Qué?- Pero mis manos temblorosas, que a la primera fallaron dejando caer el teléfono, a la segunda ya se habían puesto a buscar.

-Necesitamos un cuchillo- Fede se levantó y volvió de la cocina, con el mismo que antes nos había servido para el embutido-¡¡¡Joder!!!

Me había parecido una idea cojonuda irnos solos al refugio a ver el mundial. Sin novias, sin mujeres, sin críos. Uno para todos y todos para uno desde el parvulario. Fútbol y cervezas para tres. Para los mismos que de pequeños juraron reservarse unos días para disfrutar juntos en todos los mundiales del mundo mundial. Pasara lo que pasara, para el resto de su vida. Para el resto de su vida…

-Limpiar la piel con alcohol. Oye, ¿no sería mejor llamar al 112?- Su cara estaba empapada. Se secó con la camiseta. Con la camiseta de la selección XXL, que le arrancó a Ricardo como pudo. Ya he llamado, mientras estabas en el baño ¿qué te crees?. Pero este hijo de puta no se me va a morir en los brazos mientras llega un helicóptero, estamos a tomar por culo. Pásame a Jose, se refería al Sr. Cuervo, para nosotros, viejo conocido. Creo que tenemos que cortar por aquí, por debajo de la nuez.

-¿Qué?- Estaba empezando a hartarme de no saber decir otra cosa

-Si no vas a leer dame el móvil.

Empecé a dictar:- Aquí pone, cortar dos centímetros por debajo del cartílago cricoides. Incisión vertical y pequeña.

Fede ya estaba clavando la punta del cuchillo en la piel mal afeitada, tenía las manos llenas de sangre y no me pareció que el corte fuera pequeño. Seguí leyendo:- Continuar la incisión hasta llegar a la banda fibrosa  que une los anillos de los cartílagos traqueales 3 y 4.

Sus dedos se hundieron en la tráquea de nuestro amigo, al que, sin poder evitarlo,  ya di por muerto, y desaparecieron dentro de un corte profundo que abrió separando la carne roja, dispuesta en unas capas que yo nunca había visto tan de cerca y que encerraban una especie de gusano articulado blanquecino y rosa, revestido de grasa.

-Penetrar el tubo en el tejido fibroso que separar los cartílagos y dejarlo ahí. No pone nada más

-Separa la carne- ordenó. Mis manos abrieron en canal el cuello blando del tío que se parecía a Ricardo. Fede respiró hondo e hizo su parte sin dudar- Joder, esto está muy duro-Se quejó a la vez que con los dientes, sacó la mina del bic e introdujo muy despacio el plástico transparente en medio de aquella tráquea que se movía y se le escurría de entre las suyas. Yo no sé si entre la 3 y la 4

– Espero que se así. Métete en Youtube.

No sé cuánto tiempo había pasado desde que estaba meando hasta ahora. Pero por mi aspecto parecían haber pasado años. Tras comprobar que Richi había recuperado el color y que el pecho se le movía de arriba abajo como si el aire estuviese entrando de nuevo en sus pulmones, me pude encontrar conmigo en el espejo después de lavarme su sangre y mojarme la cara. Al salir, tropecé con un niño en forma de ovillo que lloraba tembloroso. Levanté a Fede como pude. Junto a él, en el suelo, reconocí algunos trozos de lo que parecía pizza aún sin digerir que se me pegaron a los zapatos. El olor agrio de su aliento me hizo girar la cabeza pero le ayudé a llegar hasta el sofá. Era la primera vez que veía al tipo que se partía la cara con cualquiera que nos pusiera la zancadilla, derrumbarse como un fardo sin consuelo al que apenas le sujetaban las piernas.

Alguien me sacó de aquella pesadilla gritando –“GOOOOOOOOOOOOOOOOOL”

Dentro de la tele, Puyol volaba por el campo con los brazos abiertos celebrando que nuestro amigo estaba vivo mientras yo oía las aspas de otro vuelo. Todo se convirtió en una maraña de imágenes dentro y fuera de mi cabeza. Vi gente entrando y saliendo de la cabaña. Ahora de repente no podíamos estar allí. Esperamos fuera toda una vida de cromos, canicas y bicicletas. Los ojos de Fede se encontraron con los míos al subir al helicóptero-Ha ganado España- le dije.Él me respondió guiñándome una sonrisa. Como siempre.


 

Acerca de marabascal

La vida es un lugar para quedarse a vivir...
Esta entrada fue publicada en Life. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Semifinal 2010

  1. María dijo:

    Wow, me has dejado asombrada con la historia, como siempre. Maravillosa!! (Como todo lo que haces jeje) Estaré esperando ansiosa tu próxima historia. Sigue así, guapa!
    ~Besos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Irene dijo:

    Mar, increíble, pedazo de historia…. La próxima vez prácticamos la traqueotomía juntas!! Pedazo de blog.
    Besos,

    Irene (la enfermera)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s