Superwoman…¿Súper quién?

Estamos pedo. Me voy al baño. Aquí no hay quién se siente. No cierro porque no hay pestillo . Ojalá me viera mi monitor. Esto sí que son sentadillas. Las que no soy capaz de hacer en el gimnasio y encima con el bolso colgando y la puerta entreabierta preguntándome porque me he traído las rodillas puestas o por qué a ningún arquitecto o contratista se le ocurre pensar que las mujeres formamos un ángulo de noventa grados al sentarnos. Alguien abre la puerta y me da un golpe en la cabeza que me deja sentada en la taza que está ¡¡¡MOJADA!!! Grito. Grita. Entre el vaho del espejo reconozco a alguien que se parece un poco a la misma que salió de casa, aunque no podría jurarlo. El calor y el resto de caras empañadas que también se empeñan en reconocerse no me dejan ver.

 

Me voy a buscar a mi amiga. Llevo un hielo en la cabeza sujetándome el chichón (se lo he pedido a un camarero)

 

Ella: ¡Tía! ¿Qué te ha pasado?

Yo: Yo me voy, tía

Ella: ¿Tan pronto?

Yo: ¡Que te den cariño!

Ella: Estoy en ello (me dice señalando con una ceja a un tipo que le hace ojitos desde una esquina. Puede ser eso, o puede ser que tenga un tic o puede ser que de la humedad relativa del ambiente no pueda mantener los ojos abiertos con normalidad) Le veo. Me sonríe y también me pone ojitos. FLIPO y me voy

34609584798

Llego a mi casa y pongo un CD. El mismo que ya estaba dentro. Creo que es el mismo que llevo escuchando las dos últimas semanas pero me da pereza cambiarlo. No se me dan bien las cosas que se enchufan. Se acerca Fernando. Le acaricio. Me bufa y se va.

 

Intento llorar. No puedo, así que me pongo a cortar cebollas. Sí… A estas horas. Apenas unas lágrimas asoman tímidamente que preceden a pucheros, mocos, suspiros y espasmos mientras Fernando mastica sus galletas y yo mi tristeza. Este gato no tiene corazón. Creo que voy a acabar viendo “Tal como éramos”. Sí…otra vez y llorando donde siempre. Justo donde Barbra le coloca el flequillo a Robert en un gesto aparentemente maternal, pero en el fondo desesperado por tener algo de sexo con él aunque sea por telepatía. Un gesto de esos que le dicen a la nueva – Ahora lo tienes tú. Pero yo lo tuve antes y eso no podrás cambiarlo, así que este flequillo es mío y se lo peino cuando quiero, bonita- Mañana me pongo a plan.

 

Me voy a un centro de Belleza. Me recibe una esteticista a la que le sobran al menos veinticinco kilos. Trata de convencerme para que me haga un tratamiento revolucionario que elimina la celulitis. Me hace pasar a una micro salita donde apenas cabemos las dos y todos los botes de cremas y demás aparatos de tortura, que ya los hubiera querido la inquisición. Hay fotos de chicas con cuerpos tan perfectos e imposibles que ni los mejores cirujanos del mundo podrían conseguir. Son producto de un programa de ordenador. Me pido reencarnarme en recortable. No me creo nada de lo que me está diciendo, pero aún así me bajo los pantalones y me suelta: -Ya…tú estás delgada porque tú gorda no estás- Mi cabeza piensa lo que mi boca no suelta (¡Menudo descubrimiento!) y continúa- Pero vamos “esto” te lo deberías quitar. Cuando dice “esto” se refiere a un trozo de la cara interna de mi muslo que previamente ha agarrado como si de un trozo de morcillo se tratase y no contenta con eso, me pellizca también en la cara externa (Ésta duele aún más) No doy crédito. Salimos, y antes de que yo abra la boca por supuesto me prepara un presupuesto de 1.400 euros 20 sesiones y 699 euros diez sesiones. Debo de ser muy corta. No encuentro la oferta. Asegura y requeteasegura que es lo último y lo mejor para la celulitis, piel de naranja, flaccidez y grasa de butifarra. En fin…todas esas cosas naturales que nosotras creemos castigos de un dios injusto y machista y que caracterizan el cuerpo femenino desde que nuestras primas lejanas se pusieron de pie. La carga genético hereditaria de Lucy se empeña en recordarnos que físicamente, no somos más que otras monitas preparadas para parir cachorros humanos y amamantarlos. No lo digo yo…creo que lo oí en algún programa de Punset. La tecnología avanza más deprisa que la naturaleza.

 

Yo no tengo nada personal contra esta señora pero sinceramente no la encuentro idónea para este trabajo. Es como ir al dentista y que esté mellado o que la peluquera tenga más raíces que un magnolio. Creo que mejor sigo con el yoga. Es el único momento en el que encuentro un poco de paz y sobre todo me encuentro conmigo misma aunque en cuanto salgo por la puerta me vuelvo a perder. Me cuesta diferenciar entre la derecha y la izquierda y se me amontonan los chakras.

IMG_20150506_064837

Aparezco en una fiesta. Algo del trabajo. Ni siquiera recuerdo quién me invitó. Alguien se acerca y me dice: -¡Estás estupenda! ¿Cómo lo haces para estar siempre tan genial? jajaja…

 

¡JA!

 

Y en mi cabeza aparece marcha atrás y a cámara rápida todo el proceso desde esa frase que resuena como un eco en mi cabeza “¿cómo lo haces…haces…aces…ces…?” :

 

Elección de vestido, elección de zapatos, crema depilatoria en el bigote, a la vez que atiendo a Fernando, le pongo la comida y me llama por teléfono un tal Oswaldo Ronaldo para que cambie de compañía. Contesto a los correos, pongo una lavadora, me pinto las uñas de una mano, me vuelven a llamar de otra compañía, se me cae el esmalte al suelo, lo limpio, no encuentro un bolso que me vaya bien con estos zapatos, me encaramo al maletero (creo que tenía uno que iría genial) se me caen las cajas encima. ¡JODER! Me meto a la ducha, me corto un tobillo con la venus. Sí, con ésa venus con la que Jennifer López jamás se corta en el anuncio. Salgo de la ducha, chupo un papelito y me lo pongo pero no deja de sangrar. Me pongo los rulos, una mascarilla superhidratante, reafirmante y calmante y me tumbo en el sofá mientras hace efecto. Pongo una alarma para quitarme la mascarilla y me quedo frita. Me da una taquicardia cuando suena el despertador porque no me acuerdo de la fiesta y menos de la mascarilla. Me la quito y me pongo otra de efecto flash mientras pico algo (en estas fiestas nunca se sabe y no hay nada peor que dos vinos con el estómago hueco) Escucho NADA en el contestador, leo unas cartas (Me escriben mucho del Santander)Me pinto un ojo, mi gato es muy borde, me pinto el otro ojo. Vuelvo mentalmente a mi cuerpo a la fiesta y a la conversación. Sinceramente me pregunto ¿para qué? Trato de mantener la atención, pero me cuesta mucho concentrarme cuando no me interesa el de enfrente y acabo metiendo la pata porque contesto lo primero que se me pasa por la cabeza. Son pensamientos traidores que se me cruzan y salen de la boca sin permiso. A veces creo que debería ponerme un esparadrapo para estas fiestas y pintarme una boca encima. Me duelen los pies. Creo que me voy a casa a llorar con el del flequillo.

2015-04-12 02.15.59

 

Acerca de marabascal

La vida es un lugar para quedarse a vivir...
Esta entrada fue publicada en Life. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Superwoman…¿Súper quién?

  1. citeyoco dijo:

    toda una Superwoman! Fantástico 😀

    Le gusta a 1 persona

  2. Jonathan Robles dijo:

    La no contestación a la de las cremas y su oferta me ha matado. Jajaj. Viva Super Womar.
    Mar, piensate lo de ser escritora, controlas todos los estilos. Saludos guapa.

    Le gusta a 1 persona

  3. Maritina dijo:

    Me ha gustado mucho, apunto la idea de esparadrapo con boca, seguro que me vendrá bien en alguna ocasión.
    Besos Mar

    Le gusta a 1 persona

  4. Kaleigh dijo:

    Corina, de ce statul Viianrig? 🙂 Eu imi doresc sa ajung in Hawaii (pentru luna de miere). Pe urma vreau la Toronto si Montreal (anul viitor) si Vancouver (sper tot la anul). Gina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s