Croquetas de amor

 

He dejado unas croquetas hechas. De pollo con pasas. Trituro las pasas con un poco de vino dulce y canela. Anoche tampoco me pude dormir, estuve un rato escuchando el silencio. El reloj del pasillo se empeña en sonar por encima del de su muñeca. Parece como si le pesaran los segundos y ya no pudiera con ellos. Los deja caer, como gotas gigantes de plomo en cada vuelta, que a mí me parece aún más lenta y me recuerda a cada hora que sigo despierta todavía. No quiero moverme por no molestarlo. Tiene los pies helados. Cuando éramos novios nunca teníamos frío. Una vez, estaba yo volviendo con una bolsa llena de peces que la señora me había mandado a comprar y él me chistó desde la puerta de la taberna. Hizo un gesto con el dedo que me enganchó del vestido y me voló cruzando la calle hasta ponerme a su lado. Yo no quería ir, pero mi amiga me dijo- Ve, Manola que te cuido la bolsa. Anda ve, no seas tonta- Y cuando volví a por los peces traía la cara muy roja y un fuego por dentro que a poco los frío dentro de la bolsa de sólo mirarlos. Ya hablábamos hacía quince meses. Y a partir de ese día, cada vez que su dedo tiraba de mí, estuviera donde estuviera, yo iba para allá y nos besábamos.

 

Para la boda no había cuartos y nos casamos en el patio de unos vecinos. Hubo migas para todos y el padrino nos regaló un queso que se partió allí mismo. Vino no faltó tampoco. Lo pasamos bien. Hace justo unos días estuve mirando la foto. Nosotros dos en el centro. Vestida de negro iba yo, porque se había muerto mi padre hacía dos años y no era cosa de dar que hablar. Él muy guapo, con su bigote y un chaleco que le había dejado su hermano. Yo con mantilla. Negra también. Una que era de mi madre y que ya luego me quité para el baile. Yo no sé si habré hecho bastantes. Antes las hacía más pequeñas, con dos cucharillas. Me enseño a formarlas mi hermana, que servía en una casa mejor. Pero tengo jamón y si no, siempre se puede cortar un poco de queso, como en la boda. Todavía es de noche. Cuando está boca arriba no suele roncar.

manos
Escucho caer las gotas de plomo que me llegan desde el pasillo pero no sé de qué hora. Todavía no se cuela ni una pizca de luz por la persiana y me duelen las manos. Se me habrán retorcido de hacer croquetas. Por la mañana se dejan domar mientras hierve el agua y frotando, frotando van volviendo a su ser. Se me han quedado como ramas de parra seca de hacer tantas cosas. Antes siempre tomaba café, pero hace ya mucho que no colabora y  el té me es más fácil, así no peleo con ellas porque ya no son capaces de abrirme la cafetera. Cuando nos cambiamos a esta casa me pintó la habitación y yo me enfadé mucho porque no me gustaba el color y él me dijo- Manola, en el rosa el amor se posa- Y acabamos los dos riéndonos en el suelo y haciendo un hijo. Y a los nueve meses el cuarto de mi niña también fue rosa con algo de pintura que había sobrado. Pintaba y silbaba. Me guiñaba un ojo mientras subía y bajaba de la escalera y me decía:- ¡Menos mal Manola! ¡Menos mal que hemos acertado! ¿Eh?- Y cuando acabó, yo le froté bien  con agua y jabón y volvió a ser moreno. No recuerdo una noche que no haya dormido a su lado.

 

Ni cuando nacieron los otros. Que las vecinas decían que no era eso bueno. Que era mejor que la mujer descansara después del parto. Pero es que yo sin su cuerpo pegado tenía mucho miedo. Entonces él se tumbaba muy quieto y yo le daba la mano y nos dormíamos así, como ahora. Qué raro parece pensar de repente en aquello. Si no amanece mejor. No es que no quiera que vengan, ya tengo ganas de verlos a todos. Los hijos están siempre tan ocupados que ya vienen poco.  Y hace tanto tiempo que no hacía croquetas.

Croquetas-caseras2

Acerca de marabascal

La vida es un lugar para quedarse a vivir...
Esta entrada fue publicada en Life. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Croquetas de amor

  1. citeyoco dijo:

    Enhorabuena por el blog Mar. Nos gustaría ponernos en contacto. Si es posible escríbanos a citeyoco@gmail.com o avísenos con otra manera de hacerlo para proponerla una entrevista para nuestro medio digital. Gracias

    Le gusta a 1 persona

  2. Maritina dijo:

    Me quedé con ganas de más.

    Me gusta

  3. Ainoa Lopez Cebrian dijo:

    Me encanta tu manera de pensar , escribir, ser…se asimila un poco a mi forma de expresarme en algunos textos y poemas que hago.Espero que nos sigas inspirando con tus dulces pensamientos , no dudaré en seguir pasandome por aquí 😉 Besos♥

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s